Basílicas y Catacumbas Un ábside para Theotokos Capillas homónimas  Repaso Portada Santa María
Capilla Paolina Capilla Sixtina Tumbas de artistas

Catecismo de mosaicos

Los mosaicos de Santa María Mayor son de extraordinaria importancia.

En las paredes laterales de la nave central y en el Arco Sacro se encuentra el primer ciclo didáctico de mosaicos paleocristianos que se conoce; fueron realizados entre los años 432 y 40.

En otras iglesias de la ciudad existen mosaicos contemporáneos a estos y aun precedentes, pero ninguno con finalidades didácticas.

La serie musiva de Santa María Mayor sirvió de modelo didáctico a todas las decoraciones interiores en iglesias paleocristianas y medievales; que siglos después continuaron la costumbre con las vidrieras historiadas en las construcciones medievales.
En principio eran 21 paneles de mosaicos sobre cada una de las dos paredes laterales de la nave central. La totalidad de los 42 paneles originales fueron realizados por 13 artesanos anónimos, de estilos y técnicas diferentes.

Casi 1600 años han pasado, y hasta el presente se conserva el 64% de la obra; 27 paneles de los 42 originales.
En la serie completa de mosaicos (ambas paredes laterales) se resumen cuatro Ciclos de la historia Sagrada, cuyos personajes son Abraham, Isaac, Jacob, Moisés y Josué.

Repaso 7

Santa María Mayor

Oro y cosmatesco

La totalidad del cielo raso (105 lacunarios) está cubierta por láminas de oro americano (quizás peruano) producto del primer oro que los españoles transportaron a Europa desde el «Nuevo Mundo».
Al recibir el precioso metal, los Reyes Católicos donaron una parte al célebre connacional y pariente Rodrigo Borja; entonces pontífice Alejandro VI.

Como una estupenda alfombra de mosaicos se extiende el pavimento cosmatesco por toda la basílica.
Se denomina cosmatescos (o los Cosmati) a un amplio grupo de familias de marmolistas romanos, muy activos entre los siglos 11 a 13.

Repaso 6

Nave Central

Un ábside para Theotokos

Casi 9 siglos después, el primer papa franciscano Nicolás IV (1288-92), encarga al gran mosaiquista Jacopo Torriti, la realización de un mosaico para el Ábside. Cabe recordar que Torriti fue uno de los artistas plásticos más importantes de finales del siglo 13, a la par de Cimabue, Cavallini y Giotto.

En este mosaico aparecen por primera vez los ángeles de Theotokos, que no es la madre de Jesús del catecismo, sino la Madre de Dios de la teología.

En sólo 85 metros -la longitud de la nave central- se conservan casi novecientos años de la Historia del mosaico; entre 432 y 1295. Es esta una de las cosas entre las más interesantes que puede descubrir quien visita esta maravillosa basílica por primera vez.

Es también interesante notar que cuando Torriti estaba realizando el mosaico del Ábside, en el fervor de los creyentes comenzaba a perfilarse entonces el primer Jubileo cristiano; el Año Santo de 1300.

Repaso 8

Mosaico del siglo 13 (ábside) de Jacobo Torriti

Mosaico del siglo 5 (Nave Central)

Actualización: junio 2019

 Marcelo Yrurtia

Martine Ruais

Made with Adobe Muse