Basílicas y Catacumbas Su nombre original La leyenda de la nieve Consagrada a la Madre de Dios

 

Concilio de Éfeso  Repaso Portada Santa María

Santa María; la Mayor

Nestorius

San Cirilo de Alejandría

La basílica más grande entre todas las que existen en el mundo consagradas a la virgen María. Por un hecho legendario, anterior al siglo 5, se la conoce
también como Santa María de las Nieves y Santa María Liberiana.

Concilio de Éfeso

El dogma cristiano siempre ha considerado a María como Theotòkos; «madre de Dios», lo cual también sostenían el obispo Cirilo y los alejandrinos. Pero el patriarca de Constantinopla, el sirio Nestorio, y con él los antioquenos, no estaban de acuerdo; decían que María es Christotokos, «madre de Cristo».
Ante tal contraposición teológica, el emperador Teodosio II convoca a Concilio Ecuménico en la ciudad de Éfeso (Asia Menor), que abre sus sesiones en la Iglesia de María, el 22 de junio del año 431.

El patriarca Nestorio y los teólogos de Antioquía no encuentran quorum; queda así confirmado el culto de María como Theotòkos; «Madre de Dios».

Basílicas Mayores

Repaso 1

Papa Sixto III (432-40)

Consagrada a la «Madre de Dios»

Poco después, por voluntad del papa Sixto III y en relación a la histórica decisión conciliar, se comienza la construcción de esta basílica, que será la primera iglesia consagrada a la madre de Dios y la primera gran basílica consagrada a María. Fue erigida sobre una de las 7 colinas históricas de la Roma antigua; la llamada Esquilino; término que, en oposición a «inquilino», indica una zona deshabitada.
Estudios arqueológicos en la zona confirman la precedente existencia de una gran necrópolis, en la que recibían sepultura personas de condición social muy modesta, posiblemente esclavos.

A fines del siglo I a.C. la zona fue bonificada por un rico caballero romano, el célebre protector de artistas y literatos; Gaio Cilnio Mecenate, de quien deriva el término mecenas. Íntimo amigo y consejero de Augusto, construyó en la zona una enorme villa, en la que vivieron ilustres poetas como Virgilio, Properzio y Orazio.

A fines del siglo III (271) el emperador Aureliano ordena construir las grandes murallas que llevan su nombre: Aurelianas. A partir de entonces quedan protegidas la antigua colina y la zona circundante.

Repaso 5

Papa Liberio (352-66)

El papa lo escucha con asombro ... él también tuvo la misma aparición

Su nombre original

Siendo consagrada a la madre de Dios, se conservaba aquí una reproducción de la Gruta natal de Jesús. Lo cual determinó su primer nominativo Santa Maria ad Praesepe (Santa María del Pesebre). El nombre actual -Santa María Mayor- encuentra su origen en una declaración del papa Adriano I a Carlomagno. A fines del siglo 8, el pontífice le envía una misiva al entonces futuro emperador del Sacro Romano Imperio, subrayando la importancia de esta basílica, le dice: «la basílica de la Madre de Dios, llamada la Mayor...».
A partir de entonces se reafirma el calificativo «Mayor» de esta magnífica basílica, nacida por voluntad de Sixto III.

La leyenda de la nieve

Además de la denominación oficial ad Praesepe,
la basílica «hereda» dos nombres debidos a una leyenda de fuerte arraigo popular.

Se cuenta que en la muy calurosa noche del 4 de agosto del año 352, a un patricio romano de nombre Giovanni se le aparece la Virgen en sueños, y le dice: «donde mañana encuentres nieve, deberás levantar una iglesia en mi nombre».

Al día siguiente el patricio y su esposa van a ver al papa Liberio; el patricio le cuenta el sueño. El papa lo escucha con asombro, y le confiesa que él también tuvo la misma aparición… y que, además, recibió la misma orden de levantar una iglesia dónde encuentre nieve. La causa del asombro de estos dos creyentes se debe a que la aparición menciona la presencia de «nieve», cuando en esos días están soportando un calor infernal.
De todas maneras, deciden salir juntos a caminar por los alrededores. Al llegar a la cima Cispio del monte Esquilino, encuentran que allí había nevado.

La leyenda se concluye con que el patricio dona los bienes necesarios para construir la iglesia solicitada por la aparición de la Virgen; el papa Liberio la consagra.
Los parroquianos no consideran que se trate de una leyenda, y atribuyen la nueva iglesia a Nuestra Señora de las Nieves. En homenaje a su obispo (papa Liberio) la llaman también Basílica Liberiana.

Al patricio Giovanni se le aparece la Virgen en sueños

Papa Adriano I

772-95

Repaso 2 . 4

De todas maneras, en la documentación histórica del Liber Pontificalis, en el siglo 4 no se registra ninguna iglesia y menos aún una basílica en esa zona.
Sin embargo se documenta un santuario consagrado a la Virgen por el papa Liberio, en zona indeterminada.

Tradición indeleble

Si bien no existe ninguna documentación de esta fantástica nevada estival, la leyenda subsiste desde hace ya 17 siglos. Todos los años, el 5 de agosto, una cascada de pétalos blancos cae del cielo raso de la basílica; con evidente emoción se celebra así el «Miracolo della Nevicata» (milagro de la nevada).

Repaso 3

Actualización: junio 2019

 Marcelo Yrurtia

Martine Ruais

Made with Adobe Muse