Basílicas y Catacumbas Renace la basílica Proyectos y resultado
 Papas y arquitectos
Portada San Pedro  Repaso
De cruz griega a latina

El papa Nicolás V decide la reconstrucción de la antigua basílica, pero fallece poco después de comenzadas las obras. Se produce entonces un intervalo de más de medio siglo, hasta que por voluntad del papa Julio II, en el año 1506 comienza la construcción de la basílica actual.

San Pedro en Vaticano (actual)

Después de varios análisis que confirman lo señalado por Alberti, el papa decide reconstruir la basílica. Le encarga el proyecto al arquitecto Bernardo Rossellino, quien dedica cuatro años para realizarlo. El arquitecto le presenta el proyecto al papa; éste lo acepta y autoriza su realización, pero  fallece poco después, en 1455.

Los seis pontífices que suceden a Nicolás V, no encaran el problema de la reconstrucción.
Calixto III, reputado jurista, no demuestra interés por el estado de la basílica; Pío II, gran humanista y literato (el único papa autor de una autobiografía), construye la Galería de las Bendiciones, pero desatiende la reconstrucción; Pablo II, el papa que «oficializa» el carnaval romano, se ocupa por sobre todo de la construcción de la iglesia de San Marcos y del contiguo e imponente Palazzo Venezia; Sixto IV, en ocasión del Año Santo del 1475 se esfuerza en mejorar las arterias que conducen a Roma; Inocencio VIII se ocupa más de los palacios vaticanos que de la basílica; Alejandro VI (el papa Borja) también él se ocupa del mantenimiento de las arterias que conducen a Roma, si bien su principal preocupación es el comercio de las indulgencias para el Año Santo del 1500.

Pedro y Pablo en la plaza, reciben a los peregrinos que de todo

el mundo llegan a venerar la tumba del príncipe de los Apóstoles.

Basílicas Mayores

Desniveles y titubeos

A mediados del siglo 15, el arquitecto Leon Battista Alberti descubre un pronunciado desnivel en la nave central de la antigua basílica.
Se presenta ante el papa Nicolás V, y le informa que la estructura arquitectónica de la milenaria basílica corre serio peligro.

Renace la basílica

Por más de medio siglo se evitó poner manos a las obras en la gran basílica, hasta que por último, Julio II retoma la idea de la reconstrucción.
Le encarga un nuevo proyecto al arquitecto Donato Bramante quien, al mando de un «ejército» de 2.000 obreros, el 18 de abril del año 1506 comienza una activa obra de demolición. Debido a ello los romanos lo apodan maestro Ruinante -en lugar de Bramante- si bien se lo respeta como uno de los padres indiscutidos de la gran arquitectura renacentista. Pocos años después (1513) fallece el papa, y al año siguiente también el arquitecto Bramante.
A partir de entonces, bajo tres pontificados decae nuevamente el interés y todo procede muy lentamente.

Por último, Pablo III (1546) lo convoca a Miguel Ángel, quien retoma el proyecto arquitectónico de Donato Bramante, a cruz griega; planta con los cuatros brazos de la misma longitud.

Miguel Ángel, que tenía entonces 72 años, trabajará durante 17 más en la basílica; hasta su muerte. Muchas obras del gran maestro serán completadas por «la crema» de la arquitectura de entonces: Della Porta, Fontana, Ligorio y Vignola, entre otros.

Repaso 5

De cruz griega a latina

Pero el papa Pablo V parece no apreciar el proyecto original de cruz griega; le encarga entonces la ampliación a cruz latina al arquitecto Carlo Maderno quien, en 1614, lo completa con la realización de la monumental fachada.

Al cumplirse exactamente 1.300 años de la consagración de la basílica original, el papa Urbano VIII consagra la «nueva» el 18 de noviembre de 1626.

A cuarenta años de concluida, Giovan Lorenzo Bernini le realiza su incomparable «piazza», rindiendo así un profundo y pétreo homenaje a sus colegas que, durante 120 años, trabajaron en la realización de esta obra monumental, realmente incomparable.

La fachada está coronada por trece estatuas de 5,70 metros de altura cada una; Cristo, el Bautista y once apóstoles.

Carlo Maderno concluyó la fachada en el año 1614,
si bien en el friso se encuentra escrito 1612; año posiblemente previsto.

Proyectos y resultado

A - Donato Bramante (1506) presenta un proyecto con planta de cruz griega al papa Julio II. Ambos fallecen poco más de un año después; se interrumpen las obras.
Por voluntad del papa Pablo III (1546), Miguel Ángel presenta un proyecto, también con planta de Cruz griega, con algunas variantes sobre el de Bramante.

B - Pablo V le encarga al arquitecto Carlo Maderno (1607) la ampliación de la cruz griega de los dos proyectos precedentes; Maderno se extiende a una planta de cruz latina, y completa con la fachada en 1614.

C - Alejandro VII (1655) le encarga a Bernini una plaza digna de tal basílica, tras once años de trabajo la incomparable piazza será inaugurada por Urbano VIII en 1667.

Los papas que hicieron posible la construcción de la basílica
y sus principales arquitectos

A

A

B

Diaporama

 

Inmediatamente después de la elección de un pontífice, en el balcón central

se presenta el primer cardenal

de la Orden de los Diáconos, y anuncia:

«Nuntio vobis gaudium magnum;

habemus papam».

A continuación el papa neoelecto imparte

su bendición Urbi et Orbi

(a la ciudad y al mundo).

Actualización: junio 2019

 Marcelo Yrurtia

Martine Ruais

Made with Adobe Muse